Molvízar celebra su V Concurso de Microrelatos “Molvízar Condensado”

Durante el mes de agosto se ha desarrollado en Molvízar el Verano Cultural 2015 donde una de las actividades organizadas por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento es el concurso de Microrelatos “Molvízar Condensado”, donde Francisca Sonia Parados se hizo con el primer premio.

 

 

 

 

PRIMER PREMIO (DIPLOMA + 100 €)

PINCELADAS

De puntillas, silenciosa, la media noche asoma. La acompaña una agradable brisa que contraresta el padecente calor, disipando los recuerdos, de este tórrido día.

Es mi primer año solo y, por un instante, una fugaz nostalgia, bochornosa, pegajosa, me envuelve. Por suerte, la brisa sanadora me libera devorándola. Mordiendo añoranza en cada refrescante soplo.

Recupero mi estado inicial, deseoso, ilusionado, caigo en la idea del tiempo que ha transcurrido desde la primera vez. Ni lo recuerdo. Este momento se ha convertido en algo esencial para mí, un disfrute intrínseco a mi persona.

Permanezco atento e inmóvil en la terraza, como cazador que acecha a su presa, que ni ruido ni moscas lo distraen, espero expectante la señal…

¡Ya está aquí el primero! Mi gato se asusta y corre a esconderse. Boquiabierto miro al cielo, recibo al segundo y al tercero… Mis pupilas se van llenando de emoción. Mi mente se abre con cada cohete y mi niñez aflora con todos sus recuerdos. ¡Cuarto, quinto…! juego a adivinar las figuras resultantes, esa es una palmera, y eso parece un corazón. Guirnaldas de luz y color pasean elegantes por el cielo de Molvízar, vistiendo mi imaginación de belleza.

¡Ven! Ven conmigo… Deja que la media noche atrape tus miedos y sumerge tus sentidos en ese lienzo oscuro e infinito que llaman cielo, dónde cada veinticinco la noche se transforma en día, y una acuarela colgante derrama lentamente sus colores para ti.

¡Pinceladas a ritmo de pólvora! que nutren de alegría mi ser.

 

Autora: Francisca Sonia Prados Sánchez

 

 

SEGUNDO PREMIO (DIPLOMA + 50 €)

Flor de almendro

El Sol abrasa un mar dorado de vegetación mientras una mujer vestida de pieles se precipita al suelo, arrojando un jarrón y el agua que contiene, la cual se funde con el agua del Nacimiento. Hombres beben vino, con sus túnicas romanas siendo hondeadas por el viento, observando el pequeño gran lujo del encauzamiento en el Nacimiento, recogiendo el jarrón del rio, llevándolo en dirección al mar, donde barcos musulmanes se adentran hasta llegar a las mismas tierras. Cada paso de los Reyes Católicos hace ahuyentar los años de dominio musulmán, dejando como recuerdo del pasado una población morisca, naciendo del suelo La Compañía, hogar de paz y guerra que avista la lucha de militares a favor del reinado de José I en una guerra entre franceses y españoles, manchando la calzada de la sangre de aquellos que verán la Guerra Civil con ojos amargos que rememoran el pasado carmesí. Puertas y pestillo se cierran tratando de alejar el mal y la enfermedad, cayendo mujeres y niños de rodillas durante la procesión de las dos grandes santas, rezando para detener el suelo y alejar el cólera de esta pequeña población, que ve cumplida sus anhelos en el nombre de Ana teniendo de banda sonora los gritos de unos ladrones con las llamas de la Iglesia reflejadas en los ojos de todo un pueblo que ve sus montes perdidos en cenizas, naciendo de estas flores de almendros, dibujando sus pétalos en el cielo el nombre de “Molvízar”.

 

Autora: Irene Prados Matías